LA MICROBIÓTA INTESTINAL O MÁS CONOCIDO COMO FLORA INTESTINAL: EL ÓRGANO OCULTO A NUESTROS OJOS.

La microbiota: es el conjunto de microorganismos vivos que habitan en el tubo digestivo humano. La colonización de estos microorganismos se produce post parto ya que el intestino nace estéril, es la madre y el entorno el que provee de estos gérmenes microscópicos al recién nacido. En su mayoría estos pequeños seres habitan el intestino permanentemente, mientras que otra parte, los llamados  “microorganismos en tránsito” que se adquieren tras la ingesta de bebidas y comidas.

Los últimos estudios  han demostrado que la microbiota es un órgano más y  que estos seres microscópicos son necesarios para el desarrollo del sistema inmunitario del ser humano

Lo conforman unos 100 billones y unas 1000 cepas de microorganismos que cambian a lo largo de los años del ser humano y también depende de la dieta y el entorno de cada uno, las cepas  más comunes son: firmicutes, bacteroidetes, actinobacterias y proteobacterias. Como ya afirman muchos científicos, la salud empieza en el intestino, y “somos lo que comemos”. El simple hecho de pensar que millones de microorganismos vivos están colonizando nuestro intestino causa un efecto de miedo, aunque sean nuestros aliados y tengamos que y es fundamental cuidarlos y protegerlos para garantizarnos una buena salud. 

Las bacterias de la flora intestinal desempeñan  funciones esenciales en nuestro organismo. En concreto, de tres tipos:

1º.-Nutricional: favorece la síntesis de compuestos como las vitaminas, entre ellas la K y las del grupo B.

2º.-Facilita la absorción de calcio y hierro en el colon, y favorece el movimiento intestinal.

3º.- Necesario para  que el sistema inmunitario funcione  y evite la colonización de otros con potencial patógeno.

Muchas de las enfermedades que aparecen tienen su fuente en errores en la microbiota. 

En la Universidad de Gothenburg, en Suecia, el investigador Fredrik Bäckhed: “La microbiota intestinal está implicada en distintas enfermedades antiinflamatorias y autoinmunes, entre ellas las alergias, la enfermedad de Crohn y el asma”. El reto es “utilizarla” como marcador de la salud.

Como bien se sabe ya para poder mantener una microbiota en condiciones es que hay que consumir prebióticos y probióticos, como ya hemos mentado en otro post de naturnew véase: PROBIÓTICOS, PREBIÓTICOS Y SIMBIÓTICOS: ¿QUÉ SON? .

Los prebióticos se pueden adquirir comiendo plátanos, ajos, cebollas, alcachofas, frutos secos, etc… Y respecto a los probióticos que ya reconoce la OMS que son: “microorganismos vivos que tienen efectos beneficiosos para la salud”. Estas bacterias se obtienen de los fermentos chucrut, kéfir, combucha, etc.. o yogures y en suplemento alimenticio, aunque lo ideal de estos suplementos es tomarlos de una manera personalizada. 

También algunos micronutrientes como la vitamina D,  y algunos minerales como el hierro y el zinc estos últimos se obtienen de los pescados azules, los mariscos, setas, huevos, etc.

“Somos lo que comemos”

Foto de German Tenorio

Be first to comment