Las emociones: ¿Qué relación tienen con las enfermedades?

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que tiene el individuo provocado por un estímulo de un objeto, lugar, persona, recuerdo, etc…Si nos retrotraemos a los inicios de las emociones nos vamos a los anfibios4.000.000 de años cuando recordemos que el homo sapiens sapiens se data 40.000 años, ¿Cómo no vamos a dar importancia a las emociones? cuando ya se sabe que existían antes que el humano tuviera cerebro.

 En psicología se define como aquel sentimiento o percepción   de los elementos y relaciones de la realidad o imaginación que se expresa físicamente mediante alguna función fisiológica, e incluye reacciones de conducta como la agresividad o el llanto.

 Las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea. Es un estado que sobreviene súbita y bruscamente, en forma de crisis más o menos violentas y más o menos pasajeras

Conductualmente, las emociones sirven para establecer nuestra posición con respecto a nuestro entorno, y nos impulsan hacia ciertas personas, objetos, acciones, ideas y nos alejan de otros. 

Las emociones actúan también como depósito de influencias innatas y aprendidas. Poseen ciertas características invariables y otras que muestran cierta variación entre individuos, grupos y culturas (Levenson, 1994).

En principio, las emociones son adaptativas, dependen de cómo se valore el estímulo que la genera y la respuesta que dé el individuo ante dicho estímulo. 

Hay estímulos emocionales que pueden causar daño y otros que pueden ser innocuos dependiendo de la importancia que el individuo les dé. Según sea la percepción del estímulo, la respuesta a éste puede ser adaptativa o desadaptativa que una vez desaparecido el estímulo que la generó continua la respuesta negativa y ese sobreesfuerzo mantenido en el tiempo genera problemas de salud física y mental.

Son muchos los estudios que apuntan a la estrecha relación que existe entre éstas y las enfermedades. Dr. Gabor Maté en su libro “When the body says No” (“Cuando el cuerpo dice No”), la estrecha relación que guardan el estrés con ciertas enfermedades autoinmunes o el cáncer.

Con ello tenemos que reflexionar y no tratar a el cuerpo como si estuviera aislado del cerebro, aquello que experimentamos a nivel emocional no sólo nos afecta en la psique sino que también nos afecta en el plano psicológico, en el aprendizaje y naturalmente en el físico.

Se está haciendo un prototipo de medicina del futuro que se le denomina Psiconeuroendocrinoinmunología (PNEI), es una ciencia que estudia la relación incuestionable de las interacciones mente-cerebro-cuerpo; a nivel molecular, celular y del organismo, que pueden impactar sobre la salud y la calidad de vida de los individuos. 

El doctor Robert Arder es considerado el padre de la PNEI, su descubrimiento en la Universidad de Rochester en 1974, demostró que el sistema inmunológico podía condicionarse con lo cual éste está bajo el control del sistema nervioso y a éste le condiciona el pensamiento.

El descubrimiento de Ader llevó a la investigación de lo que resulta ser una infinidad de modos en que el sistema nervioso central y el sistema inmunológico se comunican, sendas biológicas que hacen que la mente, las emociones y el cuerpo no estén separados sino íntimamente interrelacionados. El sistema inmunológico es el cerebro del organismo.

La doctora Candance Pert directora del departamento de Bioquímica Cerebral del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, su estudio ha llegado a unas conclusiones bastante interesantes al respecto:

-Las emociones no sólo son el puente entre la mente y el cuerpo, sino que también del mundo físico y espiritual. Y todos nosotros tenemos nuestra propia medicina natural que se pone en marcha cuando el cuerpo-mente lo necesita.

Y también, la plasticidad del cerebro como puede cambiar su forma física es algo impresionante que está estudiando la neurobiología. Hay muchos científicos que dan una visión más holística creyendo que las emociones son el puente entre el cuerpo y la mente que abre la puerta a una visión más amplia del concepto de salud y enfermedad.

Según la doctora Debbi Shapiro existe un Lenguaje psicosomático

“Es un lenguaje de fácil comprensión. Para comenzar, hay que desvelar cuál es nuestro conflicto interno. Luego, enfrentarnos a él y transformarlo en paz y armonía para lograr que la curación tenga efecto”.

 Realiza un listado en el que expone la relación entre las dolencias que se muestran en determinadas partes del cuerpo con las emociones que las genera, por ejemplo:

Cabeza: Si surge dolor de cabeza se interpreta como la incapacidad de expresar o recibir sentimientos ya que la cabeza se considera centro neurálgico por el que pasan venas y arterias que se estrangulan y aceleran el pulso sanguíneo. 

Así como el alimento sano y equilibrado es la energía del cuerpo las emociones son la vía de conexión entre el cuerpo y la mente.

Foto de Jesús Lastra Martínez

Comentarios

comentarios

Be first to comment