Retención de líquidos

¿Qué es la retención de líquidos? ¿Sabes como solucionarla? ¿Qué alimentos me ayudan?

Se considera retención de líquidos, cuando el nivel de éstos supera el 75% en nuestro cuerpo.

Las personas que son propensas a retener agua, piensan que reduciendo el consumo de agua, ayudará a solucionar el problema. Pero realmente ocurre lo contrario. El cuerpo cuando aprecia falta de agua, empieza a retener cada gota. El cuerpo actúa como una esponja, cuando carece de algo, lo que hace es retener. Con lo cual empezará a almacenarlo fuera de las células, provocando hinchazón de pies, manos y piernas.
Por lo tanto una pauta para mejorar la retención de líquidos será beber suficiente agua, es decir darle al cuerpo el agua que necesita, se recomienda tomar aproximadamente 8 vasos de agua al día.
Una buena forma de evitar y prevenir la retención de líquidos es aumentando la actividad física, practicar ejercicios cardiovasculares es importante para la salud de nuestro cuerpo aumentando el movimiento y facilitándole el trabajo a nuestros riñones. También si pasamos mucho tiempo sentados, poner los pies en alto nos ayudaría para favorecer el retorno venoso.
Son muchos los factores que pueden generar una retención de líquidos, desde cambios hormonales, exceso en el consumo de sal (cuanto más sal tomamos, más agua necesita el cuerpo para poder disolverla), alcohol, sedentarismo, trastornos hepáticos, cardíacos o renales, la utilización de algunos medicamentos (anticonceptivos, antinflamatorios, corticoides) y una mala alimentación.
Para que las comidas no resulten insípidas y realzar el sabor de los alimentos se pueden usar como sustitutivo hierbas aromáticas, vinagre, limón, ajo o cebolla.
Por tanto, hay que cuidar la alimentación y saber la importancia que tienen en nuestro organismo la vitamina C, la vitamina B6, el magnesio y los ácidos grasos.
La falta de vitamina C es la causante de hematoma sin causa aparente, cabello frágil y varices. Para evitarlo conviene tomar alimentos con alto contenido en vitamina como son los pimientos o los cítricos.
La ausencia de vitamina B6 y de magnesio produce además de absorción de agua, migrañas, nerviosismo, insomnio y problemas menstruales. La vitamina B6 interviene en la elaboración de sustancias cerebrales que regulan el estado de ánimo, como la serotonina, pudiendo ayudar, en algunas personas, en casos de depresión, estrés y alteraciones del sueño. El descanso adecuado y la proporción adecuada de vitamina B6 y magnesio nos ayudará a eliminar más líquidos.
Los alimentos ricos en vitamina B6 son: huevos, atún, sardinas, puerros, bacalao, salmón, trucha, vegetales verdes, legumbres, frutos secos, arroz de grano entero, patatas… Los alimentos altos en magnesio son: almendras, brócoli, pollo, col, ajo, cebollas, tomates, berenjenas, zanahorias, judías verdes, perejil, uvas, manzanas, apio, champiñones, maíz, cacahuetes, guisantes etc…
Por su parte los ácidos grasos cumplen una función muy importante en la regulación de los líquidos del organismo. Sin embargo hay que distinguir entre unos y otros. Así, un abuso de carnes rojas o productos lácteos no desnatados, puede favorecer la retención de agua; sin embargo los ácidos grasos presentes en pescados y frutos secos previenen del exceso de ácidos producidos por los primeros. Cuando la retención está producida por una carencia de este tipo se produce, además, hipertensión, colesterol, piel seca y problemas inflamatorios en general.

 

Fuente foto de portada: Mynameisharsha

Be first to comment